Préstamos personales

Préstamos personales o créditos personales, como también se les conoce, son productos financieros que ofrecen los bancos y las financieras, a los clientes, que necesiten determinada cantidad de dinero. Es decir, la entidad, presta una cantidad de dinero determinada a un particular, a cambio de que este se lo devuelva pasado un tiempo. La principal característica del préstamo personal es la siguiente:

  • En este tipo de préstamos la entidad no suele contar con una garantía especial para el recobro de la suma prestada.
  • Es una gran ventaja comparado con otro tipo de préstamos personales online.
  • Por lo tanto, «los bienes presentes y futuros del titular» son la garantía de los préstamos personales, al contrario de lo que sucede con ciertos productos cuya garantía es un bien concreto.
  • De esta manera, se asegura la devolución del dinero la financiera del prestatario.

Finalidad préstamos personales

Con los préstamos personales podemos financiar cualquier proyecto que tengamos en mente. Es decir, si queremos, por ejemplo, abrir un negocio, realizar el viaje de nuestros sueños, pagar la matrícula universitaria de nuestros hijos, etc. Gracias a este tipo de préstamos rápidos podemos adquirir lo que queremos. Igualmente, siempre como consumidores debemos de revisar las condiciones que nos ofrezcan las entidades, ya que serán distintas en función del uso que le demos al dinero. En momentos de apuros económicos está bien poder acceder a un crédito personal, ya que podremos pagar deudas, cualquier urgencia o imprevisto de última hora.

Qué edad debo tener para solicitar un préstamo personal

Para solicitar un préstamo personal deberás de ser mayor de edad, es decir, mayor de 18 años. Aunque, muchas entidades financieras, prefieren que tengas más de 21 años, ya que tendrás más capacidad económica para poder devolver el dinero solicitado. Siempre debes de consultar con el banco o la financiera las condiciones del préstamo.

Crédito con contrato indefinido

A la hora de conceder un crédito, las entidades se van a fijar en la situación económica del solicitante y su comportamiento respecto a los pagos anteriores. Además, si no estás dentro de las listas ASNEF tienes más posibilidades de acceder a un préstamo inmediato.

Crédito con aval

No corras el riesgo de perder lo que tienes. Al pedir un crédito de cantidades importantes, muchas entidades exigen la presencia de un avalista que actúe como garantía en caso de impago. Si no se paga la deuda contraída con la entidad bancaria o financiera pueden quitarte la casa. Por eso, se debe de tener cuidado a quien se avala y para qué finalidad.

Crédito sin aval

Como ya hemos visto, muchas entidades nos van a pedir un avalista para concedernos un crédito, sobre todo si estamos hablando de cantidades elevadas. Sin embargo, si no tenemos aval, podemos acceder los créditos rápidos de menos de 6.000 euros, que poseen unos requisitos menores para su concesión y quizás nos la den sin avalista. Todo depende de la cantidad de dinero que necesitas. Tampoco seas avalista sin desconfías de la finalidad del dinero. Recuerda que en caso de denuncia tú deberás de responder por el deudor con tus bienes.

UP