¿Qué debo saber antes de contratar un préstamo?

¿Qué es un préstamo personal?

Los préstamos personales, igual que los créditos al consumo, son productos bancarios que nos permiten financiar un bien (un coche o una moto, un máster, un viaje…) para el que, en el momento en el que se quiere adquirir, no se tiene el dinero suficiente.

Los dan bancos y financieras a personas a cambio de que éstas, ya sean físicas o jurídicas, devuelvan el importe que les han concedido en un plazo y con unos intereses (a veces también comisiones y otros gastos) acordados previamente. Todas las características de un préstamo están detalladas en el contrato que se firma a la hora de suscribirlo.

Antes de conceder un préstamo la entidad hace un estudio de viabilidad de la persona que lo pide. Analiza básicamente dos aspectos: su pasado y su presente financieros.

Por una parte, examinan si tiene un buen historial bancario, si siempre ha pagado las deudas que haya podido tener y si en algún momento ha estado en algún listado de morosidad. Por otra, si tiene la capacidad económica suficiente para pagar las cuotas y devolver la deuda. Es lo que se conoce como porcentaje de endeudamiento, y que no debe superar entre el 30 % y el 40 % de los ingresos. Esto es, si se tiene una nómina de 1.000 euros al mes, la cantidad máxima que se debería utilizar para pagar deudas debería de ser de entre 300 o 400 euros.

¿Para qué se puede pedir financiación?

Las finalidades para las que se puede pedir un préstamo son variadas. Habitualmente se solicita para hacer frente a un gasto para el que no se tiene dinero suficiente. Y éste puede ser:

  • comprar un coche
  • comprar una moto
  • adquirir un ordenador
  • pagar un viaje
  • hacer obras en casa
  • abonar un tratamiento médico, como en el dentista
  • para cursar ciertos estudios (carreras universitarias, másteres, postgrados…)

Antes de pedir un préstamo hay que tener en cuenta varios aspectos. Entre ellos, se debe evitar pedir más dinero del necesario y también se debe intentar que el plazo de amortización (tiempo en el que se va a devolver el préstamo) sea lo más corto posible ya que cuanto más largo, más intereses se tendrán que pagar.

UP